Enfermedades de Transmisión Sexual

ets-transmision-sexual-centro-proctologico

 
Hasta hace pocos años a las enfermedades de transmisión sexual se les dedicaba poco espacio en los tratados de proctología, pero el incremento del uso del ano para el placer sexual ha llevado a un aumento importante en la incidencia de estas enfermedades. Si a ello en España le añadimos la migración y los viajes al extranjero; se puede comprender por qué España es el país Europeo con mas enfermedades de transmisión sexual.

El 39% de los jóvenes españoles afirma haber tenido relaciones sexuales sin protección, pese a conocer los riesgos a los que se exponen, por lo que olvidan que el preservativo es “la barrera más efectiva”.

Enfermedades como la sífilis y la gonorrea que en nuestro país prácticamente estaban erradicadas, está teniendo un brote importante.

El paciente no debe tener vergüenza frente a nuestros especialistas ya que siempre mantenemos una actitud de máximo respeto, evitando los juicios de valor y siendo claros a la hora de dar explicaciones sobre las enfermedades.

A grandes rasgos podemos agruparlas en:

  • Infecciones por el virus del papiloma humano (HPV)
  • Infecciones que producen ulceras ano-rectales y adenopatías (ganglios inflamados)
  • Proctitis (inflamación de la mucosa rectal)
  • Mención aparte merece el paciente con SIDA:
    • Manifestaciones particulares de la infección VIH
    • Cánceres anales.

Infección por el virus del papiloma humano (HPV)

La incidencia de la infección por HPV ha ido en aumento y en el momento actual es de las ETS (enfermedad de transmisión sexual) la de mayor prevalencia.

Si tenemos en cuenta que los adolescentes y adultos menores de 25 años son los afectados en más del 50% de ETS; se comprende lo que dice el Dr. Mauhart en EEUU: más del 50% de hombres y mujeres sexualmente activos entre los 15 y 49 años, se infectarán con uno o más tipos de HPV genital, en algún momento de sus vidas. En los homosexuales la incidencia es mayor y en los pacientes con sida la presentaciòn es màs agresiva y con alto riesgo de cáncer de ano.

Existen màs de 70 subtipos de HPV y aconsejamos que a ser posible se tipifiquen al eliminarlos para descartar los subtipos 16 y 18 por su poder cancerígeno.

Si quiere saber más sobre los condilomas, haga clic aquí.

Los proctólogos deben ser cuidadosos y evitar el retraso en el diagnóstico y en el tratamiento.

Debemos siempre descartar la presencia de condilomas dentro del canal anal, pues en muchos casos son los responsables de la persistencia de la enfermedad. También debemos ser cuidadosos en el diagnóstico de cáncer epidermoide de canal anal y para ello aconsejamos la realización sistemática de biopsia.

 

ETS que producen úlceras y adenomatías (ganglios inflamados)

1) Herpes Genital. Es la lesión ulcerada más frecuente dentro de las ETS. Se presenta como una ulcera solitaria o a veces varias; dolorosas y con afectación de los ganglios inguinales a ambos lados y también dolorosas.

2) Sífilis. Puede presentar manifestaciones anales tanto en la sífilis primaria como secundaria. En un principio el grano que aparece (chancro) es indoloro al igual que los ganglios.

La sífilis se transmite de una persona a otra, durante las relaciones vaginales, anales u orales, a través del contacto directo con una úlcera sifilítica y no por contacto con inodoros, ropa o utensilios personales.

Las úlceras se pueden visualizar en ano, recto o en los genitales externos.
El diagnóstico habitualmente se hace mediante un análisis de sangre, pues el paciente empieza a crear anticuerpos contra la sífilis.

 

ETS que produce proctitis

Este grupo está representado por las infecciones por clamidia y por el gonococo (gonorreas).
En muchas ocasiones se presentan los dos a la vez. En ocasiones son asintomáticas (sin clínica) y simplemente se manifiesta por secreciòn de la mucosa ó muco purulenta.

La gonorrea es una de las enfermedades bacteriana más comunes; suele transmitirse durante la relación sexual, tanto por vía vaginal, anal u oral.

Es una enfermedad altamente contagiosa y todos los países exigen su comunicación a las autoridades sanitarias.
Es mayor la incidencia en:

  • Zonas urbanas importantes
  • Nivel cultural bajo
  • Nivel socioeconómico bajo
  • Edad entre 15 y 29 años
  • Promiscuidad
  • Practicar sexo sin protección

El período de incubación es de 2 a 5 días después del contacto. Los primero síntomas consisten en una secreción blanquecina o clara por la uretra, así como micción dolorosa y quemazón en la uretra.

La gonorrea ano-rectal es màs frecuente en los homosexuales. La mayoría de los pacientes con gonorrea ano rectal no presenta síntomas, pero en caso de tenerlos lo más frecuente es una proctitis (inflamación de recto).

Para el diagnóstico se debe practicar una anuscopia-rectosigmoidoscopia y se toman biopsias de la mucosa rectal. El estudio Anatomopatológico puede identificar la bacteria, el hongo o el virus.

 

Patología anal en el enfermo con SIDA

Las enfermedades de transmisión sexual y la infección VIH se incrementan mutuamente en el riesgo de transmisión; destacando las ETS que cursan con lesiones ulcerosas (herpes simple, chancro blando, sífilis etc.). Además el déficit inmunitario que lleva consigo el sida, hacen más florida la clínica y empeoran los resultados terapéuticos y perpetuan las enfermedades de transmisión sexual; favoreciendo la probabilidad de nuevos contagios.

Por otra parte; las enfermedades ano-rectales comunes pueden tener una presentación particular por el VIH (+) y a su vez existen manifestaciones particulares del sida a nivel anal.

Las lesiones anales específicas pueden presentarse antes que diagnosticarse el sida, por lo que es importante que en la atención primaria se tenga en cuenta esta posibilidad.

 

Enfermedades ano-rectales comunes en el paciente con SIDA

  • Abcesos perianales : el absceso es el proceso agudo de la infecciòn que se inicia en el recto y se comunica con la zona perianal. En los pacientes con VIH (+) estos abscesos no son más frecuentes que en la población en general, pero el incio suele ser más agresivo.

    Existe la posibilidad de una infecciòn grave de los tejidos blandos circundantes por las bajas defensas del enfermo con sida. El drenaje (apertura) y tratamiento antibiótico debe ser inmediato.

  • Fístulas perianales: Es el proceso crónico de la infección recto perianal. Debemos ser muy cuidadosos en la cirugía, en los homosexuales para evitar una pérdida del control esfinteriano ya disminuido de por sí en los pacientes VIH (+).

    Debe realizarse en estas fístulas siempre biopsia y cultivo, pues en estos pacientes, pueden aparecer fístulas específicas (citomegalovirus, tuberculosis, chalamydias).

  • Fisura anal: La presencia de una fisura anal en un paciente con sida nos debe hacer pensar siempre que estamos ante una ulcera anal específica de esta enfermedad.
    La fisura anal crónica es rara en el VIH (+), por su hipotonía (flacidez en el tono anal) debido a las relaciones anales; en cambio las fisuras agudas por desgarro sí son frecuentes.
  • Hemorroides: El paciente con sida puede perfectamente ser sometido a intervención quirùrgica (hemorroidectomìa), lo importante es seleccionar a los paciente, descartando a aquellos que tengan una inmunidad muy deprimida, por la posibilidad de infección y retraso en la cicatrización.

    En nuestra experiencia hemos intervenido varios pacientes con VIH (+) y hemorroides complicadas, siendo los resultados satisfactorios.

Manifestaciones específicas anales de la infección VIH(+)

Las lesiones ulceradas del canal anal son la presentación ano rectal más común en el paciente VIH (+). Las causas de estas ulceras pueden tener varias causas:

  • Ulceras traumàticas (relaciòn anal ó utilización de cuerpos extraños para la obtención del placer)
  • ETS por herpes simple
  • Ulceras por micobacterias como la tuberculosis
  • Ulceras por hongos
  • Ulceras de origen desconocido.

Los pacientes suelen presentar unos síntomas inespecíficos: Humedad anal, dolor, secreción muco-purulenta-sanguinolenta. En ocasiones los proctólogos deben pedir la colaboración de otros especialistas (dermatólogos, bacteriólogos, anatomopatólogos, etc.)

 

Neoplasias (cánceres) anales de presentación especial

  • Cáncer epidermoide: Debemos los proctólogos tener siempre presente la asociación de: Sida + HPV (virus del papiloma humano) + Cáncer epidermoide.
    Existe una mayor incidencia de cáncer epidermoide en el HIV (+) respecto al HIV (-).
  • Sarcoma de Kaposi anal: Es un cáncer vascular, existen cuatro variantes y una de ellas está ligada al sida. La aparición en el ano y recto es excepcional.
    La incidencia en homosexuales con VIH (+) es miles de veces mayor que en la población general. La introduciòn de terapias antiretrovirales altamente activas ha reducido radicalmente su incidencia. No asì en Africa donde los recursos sanitarios son bajos.
  • Linfoma no Hodgkin: Tiene una incidencia 200 veces mayor que en la población general. A veces se presenta con un aspecto inflamatorio, pudiéndose confundir con un absceso.

Conclusión

El deber del paciente ante la màs mínima sospecha de enfermedad de transmisión sexual es acudir al proctólogo y el deber de éste es llegar a un diagnóstico correcto y a la indicación terapéutica adecuada (en algunos casos el fracaso de un tratamiento no se debe al método utilizado, sino a un diagnóstico equivocado) para evitar no solo un retraso en el tratamiento sino poner todas las medidas preventivas y así impedir cadenas humanas con una repercusión social importante.

 

Le invitamos a solicitar una cita en los teléfonos 915 199 630 / 915 199 965. También le proporcionaremos información orientativa a través de nuestro formulario de asesoramiento online (sólo para residentes en España), aunque le recomendamos que visite al especialista para obtener un estudio correcto de su problema.

Share This