Fístula Anal

fistulas-centro-proctologico

 
La fístula anal conforma el capitulo más preocupante de la patología anal por sus consecuencias, ya que se puede llegar a la incontinencia anal (falta de control en la defecación). Tanto la fístula como el absceso son los signos o resultado de la infección de las glándulas que están situadas entre el ano y el recto. La causa más frecuente de esta infección es la fisura. El absceso es la forma aguda y la fístula la forma crónica.

Las fístulas son abscesos perianales que han evolucionado y no curan persistiendo un orificio por el que supura. Son trayectos que comunican el orificio externo con otro por dentro del ano y que atraviesa esfínteres. El tratamiento tiene dos principios básicos extirpar la fístula y conservar esfínteres para evitar incontinencias.

Hay dos tipos de fístulas:

  • Fístulas inferiores
  • Fístulas simples que solo afectan a parte del esfínter externo. En estas se puede abrir el trayecto en todo su recorrido (puesta a plano) sin comprometer la continencia, la herida se deja abierta y cierra por segunda intención.

 

Fístulas transesfinterianas superiores

Afectan a más del 50% del esfínter externo, en estos casos no se puede abrir el trayecto fistuloso en todo su recorrido sin comprometer seriamente la capacidad funcional de los esfínteres del ano.

En estos casos, se localiza el trayecto fistuloso en toda su extensión y se canaliza con un hilo elástico, se extirpa la porción externa de la fístula (zona de piel) con el láser para evitar dolor y se anuda el hilo elástico que va de forma progresiva “seccionando y pegando” el trayecto hasta que se desprende.
Se debe de hacer suave tracción del hilo cada dos tres días hasta la curación.

 

Fístula Recto Vaginal

Es una comunicación (trayecto fistuloso) entre la cara posterior de la vagina y el recto lo que produce una infección vaginal y salida de “secreción purulenta”. Su origen es, en la mayor parte de los casos, secundaria al parto por compresión de la cabeza fetal o desgarros.

Su tratamiento es siempre quirúrgico. Requiere, la mayor parte de las veces, anestesia general, una preparación previa del colon e ingreso de dos, tres días.

La intervención consiste en aislar y resecar el trayecto fistuloso separando el espacio que hay entre vagina y recto y “fabricar un tabique” entre ambos con fibras musculares de los músculos elevadores del ano sin comprometer la función de los esfínteres.

Haga clic para ver las imágenes > Fístula, Fístula intervenida

 

Técnicas utilizadas en fistulas

Láser CO2

 

Le invitamos a solicitar una cita en los teléfonos 915 199 630 / 915 199 965. También le proporcionaremos información orientativa a través de nuestro formulario de asesoramiento online (sólo para residentes en España), aunque le recomendamos que visite al especialista para obtener un estudio correcto de su problema.

Share This