¿Qué es el rectocele y cuáles son las hernias más comunes en los músculos pélvicos femeninos?

En ocasiones los músculos femeninos de la pelvis que rodean el recto presentan como base un defecto que puede derivar en hernias más dolorosas que peligrosas, pero que sin embargo menoscaban sensiblemente la calidad de vida de la paciente. Estas hernias pueden darse en el intestino delgado (enterocele), en el intestino grueso (sigmoidocele), en la vejiga (cistocele) o en el recto (rectocele). Estas dos últimas son las más comunes. Nociones básicas del cistolete El cistocele aparece como consecuencia de un defecto en el tejido que separa la vejiga de la vagina, llamado fascia. Esta protuberancia se clasifica en tres grados, de más leve a más grave, dependiendo del grado de hundimiento de la vejiga a través de la abertura vaginal. Entre sus síntomas se encuentra una presión constante en la pelvis y acentuada durante las relaciones sexuales, pequeñas pérdidas de orina ante actos espontáneos cotidianos como reír, estornudar o llorar, y un vaciado incompleto de la vejiga tras la evacuación, además de frecuentes infecciones en esta vesícula. No obstante, cualquiera de estas señales no implican necesariamente que la paciente tenga cistocele, ya que existen numerosas afecciones de salud más o menos graves que pueden causar estos síntomas. Ante un cistocele, los procedimientos más habituales a seguir por un médico (previo examen físico) consisten en un examen pélvico en profundidad, una prueba radiológica durante la micción (cistouretrograma de evacuación) y un análisis de orina que determine signos de infección. Nociones básicas del rectolete El rectocele, al igual que el cistocele, también tiene su causa en un defecto de la fascia, aunque en esta ocasión es el recto el que se desvía...